martes, 28 de junio de 2016

Elecciones españolas 2016: un nuevo paso hacia Open Government

"Porque las ciudades, sobre todo las que están acostumbradas a vivir libres o a ser gobernadas por sus propios ciudadanos, están más contentas y tranquilas bajo un dominio que no ven, aunque sea gravoso en algunos aspectos, que bajo otro al que ven todos los días, pues entonces les parece que cada día se les echa en cara su servidumbre." (Maquiavelo, Discursos sobre la primera década de Tito Livio, Libro II, 21)

El único y verdadero propósito de las últimas elecciones celebradas en España (26 de junio de 2016) ha sido el de terminar por instalar en la mente colectiva de la sociedad la idea de que, al no ser posibles ya los gobiernos de mayorías absolutas, se hace necesario empezar a gestionar la sociedad mediante un nuevo modelo político. Curiosamente, este escenario coincide milimétricamente con el planteado por George Soros y su Open Society para poder desarrollar su proyecto Open Government (Gobierno Abierto), cuyo objetivo es facilitar aún más la penetración de los grandes grupos oligárquicos extranjeros en la vida política y económica de los Estados [1].

La verdadera finalidad de Podemos y Ciudadanos ha sido la de fragmentar a los votantes españoles de izquierdas y de derechas para conseguir que la idea de un gobierno "plural" y abierto sea más fácilmente asumible por el conjunto de la sociedad española. Por otro lado, el paripé montado con la repetición de las elecciones sólo ha tenido como objeto dotar a todo este show de una mayor tensión dramática, pues, al reafirmar los resultados de diciembre de 2015, se ha terminado por hacer sentir al público la necesidad de dar la alternativa a un nuevo modelo político; además, de paso, ha servido para quitarse de en medio algún viejo estorbo como IU.

Como ya analicé en un artículo anterior (El puñetazo a Rajoy: una operación psicológica de manual para movilizar al electorado en la dirección deseada), lo que se busca con el actual modelo de parlamento abierto, sin mayorías  absolutas, es conseguir una mayor flexibilidad a la hora de aprobar determinadas leyes o medidas. Antiguamente, para conseguir aprobar medidas típicamente asociadas a la derecha, había que esperar a que el PP estuviera en el poder; igualmente, si se querían aprobar medidas generalmente asociadas a la izquierda política, había que esperar a la llegada del PSOE. Gracias al nuevo modelo parlamentario, y a los diferentes pactos que se podrán realizar a partir de ahora, todo se desarrollará de forma mucho más ágil y rápida para los intereses de los diferentes grupos oligárquicos hasta la definitiva instauración del Gobierno Abierto. Curiosamente, todo esto me recuerda bastante a esa especie de gobierno de concentración nacional que se pretendió alcanzar con el 23-F, cuya finalidad era la de ejercer de gobierno de transición hasta la consolidación del nuevo sistema bipartidista.

Además, estar en la oposición permitirá a Podemos (buque insignia de Soros, la CIA y el Pentágono en España) librarse de la presión y de las críticas asociadas al partido gobernante, pudiendo así desarrollar su agenda con mayor fluidez y consenso social (nacional e internacional): todo un auténtico gobierno en la sombra.

Pero sin duda alguna, el principal objetivo buscado al permitir la victoria del PP es el de tratar de desgastar todo lo posible a la derecha sociológica española y al actual sistema parlamentario en general (sembrar el caos), para que, de cara al año 2020 (o incluso antes), Pablo Iglesias acceda a la presidencia del gobierno casi por aclamación popular y, una vez logrado este objetivo, pueda dar fácilmente el paso definitivo para la instauración del Gobierno Abierto: liquidar el actual sistema parlamentario y, con la excusa de lograr por fin la soñada democracia directa y participa, entregar la vida política y económica de España al oscuro mundo de internet y sus criaturas; un mundo controlado por el Pentágono y las grandes transnacionales anglonorteaméricanas.

La estrategia seguida es la misma que en tantas otras ocasiones: conseguir que sean los propios siervos quienes reclamen sus cadenas. Algo parecido ocurrió recientemente tras el referéndum sobre la continuidad o no del Reino Unido en la Unión Europea; esta maniobra de Ingeniería Social, no sólo sirvió para que la mayoría de los ciudadanos europeos se postraran de rodillas ante uno de los principales creadores e impulsores de este proyecto globalista (el Reino Unido), rogándole que no les abandonara, sino que, sobre todo, ha sido de gran utilidad para que dichos individuos reafirmaran sus vínculos psicológicos con la UE.

Todo el revuelo que están armando (y armarán) diversos blogs supuestamente alternativos en torno a un posible amaño de las elecciones, no tiene otro objetivo que el de seguir profundizando en la crisis del actual sistema parlamentario; lo cual constituye una nueva prueba de la verdadera labor que desde hace tiempo vienen realizando dichos blogs: puros mercenarios al servicio de la guerra de cuarta generación.

¡Pues claro que las elecciones están amañadas!, pero han estado amañadas ahora y siempre. Decir a estas alturas que todo esto del parlamentarismo es un timo, es como si alguien saliera a la calle gritando que ha descubierto que el agua moja. Lo que realmente se busca con todo lo que está pasando, y que estos blogueros nunca denunciaran, es conseguir darle una nueva vuelta de tuerca a este timo, hacerlo más perfecto, y, en lugar de que sean unos seres humanos imperfectos los que se encarguen de ejecutarlo, dejarlo todo en manos de la cibernética. Una forma de pensar y de actuar típica de sujetos decadentes y resentidos, que odian la vida. Si por ellos fuera, instalarían interruptores en los seres humanos para apagarlos y encenderlos a voluntad.

La facilidad con la que Soros y compañía están desarrollando sus planes en España, y la total complicidad de los principales actores del panorama político, social, mediático y militar español en todo ello, viene a confirmar una vez más, con total claridad, nuestro estatus de mera colonia, y lo más importante, el colosal nivel de miseria humana de dichos actores. De igual modo, la pasividad, la sumisión y el espíritu acrítico con el que las masas están asistiendo a todo este proceso, pone de manifiesto la irremediable condición de rebaño del actual pueblo español, que, como bien ha apuntado algún lúcido analista, hoy habría devenido en simple piara.

Notas:
[1] En el sensacional ensayo de Andréi Kononov "Infiltrados 2.0: El verdadero origen del 15-M y el complot de Podemos" (que podréis encontrar buscándolo en internet), encontraréis una amplia y clara explicación de todo este proyecto globalista anglosajón denominado Open Government.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

La caja de comentarios no debe ser usada como un medio para descargar bilis, para reafirmar filias, fobias y otras creencias personales y, ni mucho menos, para "trolear" el blog. Los comentarios sobre lugares comunes (oficiales o alternativos) serán también rápidamente desechados. Si vais a comentar algo, ¡sed un poco originales, joder!