lunes, 13 de octubre de 2014

Podemos: otro paso adelante en la actual revolución sistémica.

“El camino del infierno está empedrado de buenas intenciones” (proverbio).

Muchos fueron quienes en pleno apogeo del movimiento 15M especularon con la posibilidad de que éste finalmente acabara convirtiéndose en un partido político. Tales predicciones han terminado por confirmarse con el surgimiento de Podemos, el partido que, retomando el discurso del movimiento 15M, y sobre todo, gracias al apoyo de los medios de comunicación de masas, pasó de ser un completo desconocido (fundado a principios del año 2014) a convertirse en el triunfador de las últimas elecciones europeas (mayo de 2014).

Sin duda alguna, lo primero que nos sorprendió a todas las personas que aún conservamos un mínimo de sentido común, fue la enorme cantidad de espacio que, tan desinteresadamente, varias cadenas de televisión concedieron al líder de Podemos, Pablo Iglesias, para desarrollar su discurso.

La televisión es una poderosa herramienta de manipulación mental cuyo único propósito es el de orientar los pensamientos e inquietudes de la población según los intereses de las clases dominantes. Sería ilógico pensar que quien posee el poder (que tanto le ha costado alcanzar) va a usar tal medio en contra suya. Por ello, la asidua aparición en el medio televisivo de un personaje cuyo discurso a primera vista puede parecer revolucionario y antisistema, podría resultar contradictorio; sin embargo, para aquellos que llevamos años analizando las estrategias del poder, no nos resulta nada novedoso que un supuesto líder revolucionario sea utilizado por la oligarquía gobernante para alcanzar sus metas.

En la última etapa de mi anterior blog, Antimperialista, llevé a cabo una exhaustiva investigación del fenómeno 15M. A través de esta investigación llegué a la conclusión de que el 15M había sido un fenómeno social diseñado y elaborado por auténticos alquimistas de la ingeniería social al servicio de la oligarquía. El 15M no sólo recibió el “desinteresado” apoyo de los medios de comunicación de masas o de personajes públicos vinculados al establisment, como el deportista multimillonario Pau Gasol, sino también del ejército y de los servicios secretos de la policía, quienes pusieron a su disposición todo tipo de recursos técnicos (las más sofisticadas telecomunicaciones) y humanos (expertos agitadores sociales).

En mis investigaciones llegué a la conclusión de que el fenómeno 15M tenía como objetivo canalizar y orientar los sentimientos y deseos de las grandes masas poblacionales hacia la necesidad de un determinado cambio sistémico. Gracias a la credibilidad que le proporcionaba al 15M su disfraz de opositor, el propio sistema, a través de aquél, conseguía condicionar al gran público para que fuera éste quien demandara los cambios que el propio sistema necesitaba (y necesita, pues esto aún no ha acabado) para su supervivencia. El truco es sencillo y más viejo que la rueda, ¿cómo iba a dudar la gente de un grupo de supuestos antisistemas megarevolucionarios, sobre todo, si a éstos les pega la policía y este hecho es retransmitido en vivo y en directo a escala planetaria (1)? Nadie duda de las buenas intenciones de la mayor parte de estas personas, pero a veces, las buenas intenciones, si no van acompañadas de un mínimo de sentido común y de espíritu crítico, no son suficiente, y pueden ser fácilmente manipulables.

Por último descubrí que las reivindicaciones del movimiento 15M encajaban a las mil maravillas con las propuestas hechas por el Informe Transforma España, elaborado por la Fundación Everis y que contaba con el apoyo del Banco de Santander, La Caixa, BBVA, CEPSA, Repsol, Telefónica y un largo etcétera de grandes empresas del país. El informe fue presentado por importantes figuras del panorama social y político español, entre las cuales cabe destacar a Eduardo Punset, quien, curiosamente, fue una de las personalidades que más apoyo público prestó al 15M. Estas coincidencias entre las demandas del 15M y las propuestas del Informe Transforma España las analicé en los siguientes artículos:

El 15M como punta de lanza de las nuevas reformas neoliberales.

http://old.kaosenlared.net/noticia/15-m-como-punta-lanza-nuevas-reformas-neoliberales-2

Informe Transforma España: "Organizar el caos", hacia la Revolución neoliberal (y el 15-M como excusa).

http://antimperialista.blogia.com/2011/062301-informe-transforma-espana-organizar-el-caos-hacia-la-revolucion-neoliberal-y-el-.php

Las propuestas del 15M como llave para una nueva Revolución sistémica. De la era industrial a la era tecnotrónica.

http://antimperialista.blogia.com/2011/070501-las-propuestas-del-15m-como-llave-para-una-nueva-revolucion-sistemica.-de-la-era.php

Básicamente, se podría decir que la oligarquía lleva preparando desde hace tiempo una revolución del sistema con el fin de lograr una mayor concentración del poder, para ello, utilizando a su antojo las demandas de democratización de la sociedad esgrimidas por el 15M (y ahora por Podemos), llevará a cabo una serie de cambios estructurales del sistema cuyo resultado no distará mucho de la sociedad imaginada por Huxley en su obra Un Mundo Feliz, donde el ciudadano era completamente incapaz ya de percibir que vivía en una dictadura total. Por ejemplo, utilizando como excusa la corrupción política o los excesivos gastos de los parlamentarios, se llevarán a cabo cambios sustanciales en el actual sistema político. La idea es, entre otras muchas cosas, eliminar el senado, reducir drásticamente el número de órganos de gobierno de las administraciones autonómicas o, incluso, que internet vaya adquiriendo un papel cada vez más importante en la toma de decisiones del gobierno. Es decir, pasaremos de un sistema político en el que los ciudadanos apenas tenían posibilidades efectivas de participación a otro en el que no tendrán absolutamente ninguna (si antes nos timaban a plena luz del día desde el Parlamento, en un futuro nos timarán desde las oscuras tinieblas de internet).

Podemos no es más que una continuación del proyecto iniciado por la oligarquía gobernante con el 15M hace ya más de 3 años. Si el 15M tuvo como objetivo acondicionar y orientar la mente pública hacia la necesidad de la introducción de cambios estructurales del sistema (crear el consenso), es muy probable que Podemos continúe con esta labor o que incluso materialice dichos cambios en forma de leyes (en el caso de alcanzar el poder o por coaligarse con otras formaciones políticas). No se trata tanto de una Revolución contra el pueblo (en estos momentos el pueblo está totalmente postrado) como de una Revolución contra las viejas formas de dominación, que, actualmente, respresentan un obstáculo para aquellos que desean tener un poder casi omnímodo sobre la sociedad. Todo esto no es sino una forma de actuar previsible en quienes desde hace varios siglos vienen dominando el panorama internacional a través de unas psicopatológicas prácticas oligopólicas.

Este fenómeno no afecta sólo a España, sino que se está empezando a ponerse en práctica en otros países del mundo tomando como ejemplo el experimento que aquí se empezó a desarrollar en el año 2011.

Teniendo en cuenta todo lo anteriormente expuesto, no es de extrañar que un individuo como Carlos Jiménez Villarejo (segunda en la lista de Podemos a las elecciones europeas), tío de Trinidad Jiménez (miembro de la sociedad Trilateral fundada por David Rockefeller) y hermano de José Jiménez Villarejo (un juez con fuertes vínculos con ejército español y con el Vaticano) forme parte de todo este tinglado llamado Podemos; ¿blanco y en botella?

P.S.: Otra cosa que es de sentido común, pero que parece que ya se nos ha olvidado a todos, es que los partidos políticos, por su propia naturaleza (absolutamente sectaria y oligárquica), son lo más opuesto que puede existir a la libre autogestión de la vida, sin la cual es imposible el desarrollo pleno de nuestras cualidades como seres humanos. Se podría decir que si lo último que queremos es crecer y desarrollarnos como seres humanos, lo más adecuado sería confiar la gestión de nuestras vidas a los caprichos del partido político que sea, eso nos garantizaría un buen futuro como ovejas, pero nunca como seres humanos.

NOTAS:
(1) Recomiendo la película Odio en las entrañas, dirigida por Martin Ritt y protagonizada por Sean Connery y Richard Harris, en la que un policía secreto, valiéndose de diferentes medios y estrategias, logra ganarse la confianza de un grupo de mineros revolucionarios.

4 comentarios:

  1. El link de "Nada es lo que parece" está roto. Aquí tenéis el bueno: http://www.ivoox.com/nada-es-lo-parece-0-4-08-2014-audios-mp3_rf_3389985_1.html
    Muy interesante. Vale la pena dedicar unos minutos a escucharlo.

    ResponderEliminar
  2. Buen artículo aunque quiero pensar que te equivocas amigo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De ilusiones quieres vivir? Abran los ojos!

      Eliminar
  3. Gracias!
    La Resistencia aún no unida y organizada te damos las gracias por tu trabajo, por tu esfuerzo informador, por aportar una tangente en la corriente del pensamiento único y el subversivo, caras de la misma moneda.

    ResponderEliminar

La caja de comentarios no debe ser usada como un medio para descargar bilis, para reafirmar filias, fobias y otras creencias personales y, ni mucho menos, para "trolear" el blog. Los comentarios sobre lugares comunes (oficiales o alternativos) serán también rápidamente desechados. Si vais a comentar algo, ¡sed un poco originales, joder!